Vulcano Ultra Trail

Diciembre - Petrohue, Lago Todos Los Santos, Chile

Vulcano Ultra Trail VUT

Relato VUT #24 por Yusef Hales Silva

Ansiaba esta carrera desde que se publicó, era al brocha de oro para terminar el calendario de carreras del 2013 y el solo pensar que sería en el sur con todo ese esplendor verde característico de la zona me terminaba volviendo loco inmerso en mis pensamientos. 

Era noviembre y solo me quedaba un mes para muscular lo suficiente para la carrera, lamentablemente a 3 semanas de la carrera empiezo a sentir una tendinitis en el pie derecho que no me permitía seguir entrenando por temor a que empeorara y como todo deportista y estudiante universitario a fin de semestre sabía a lo que venía con tantas pruebas y exámenes. Entrené hasta que no pude más, el ritmo de levantarme a las 5 de la mañana y entrenar hasta las 7 para luego alcanzar a llegar a la universidad a las 8 podía mantenerlo, pero el conglomerado de pruebas ya no me lo permitieron a esas alturas. Detuve mi entrenamiento en mi querido cerro Ñielol por 2 semanas hasta que consolidara bien la lesión, dejé que continuara por si sola a Tatiana Sepúlveda, mi pareja, compañera y amiga, con la cual hemos compartido sudor y lagrimas entrenando arduamente.

Solo quedaba 1 semana así que di todo entrenando doble jornada entre bici y trote con la esperanza de recuperar un poco el rendimiento perdido.

1491289_10200233714404312_7223477_o.jpg

Llega el día del retiro del kit y veo para mi sorpresa que venden productos de trail, entre ellos como si resaltara entre todo el lugar estaban las mochilas de lafuma, entre una mezcla de ansias y desesperación me acerco a verlas ya que solo tenía una mochila de ciclismo gigantesca para correr la llena estaba pesando 2.3 kg algo demasiado pesado teniendo en cuenta que solo la había llenado con 700 cc de agua, lamentablemente solo había venido con el dinero justo para volverme así que abandone la más mínima idea de comprarla, me resigne a llevar la que ya tenía. Termina el día y me acuesto tranquilo y contento de que por fin voy a correr una competencia en la que duerma más de 4 horas ya que las anteriores por mala organización y un conjunto de nervios entre otros factores casi ni dormía.

1491289_10200233714484314_551981975_o.jpg
11299895046_fcf9f9b959_o.jpg

Comienza la mañana de la carrera con la Tati estamos preparados y tranquilos para partir, calentamos un poco con un pequeño trote para liberar un poco el estrés del momento veo a mis amigos en la partida y llega el momento de posicionarse, siento esa energía tensa que se libera de todos, el solo asomar la mirada puedo ver en los ojos de cada uno de los corredores ese brillo de desesperación por partir de la meta. Dan la señal y partimos, me siento tranquilo y libre de por fin expresar mis ansias por correr en tan maravilloso lugar, voy avanzando y adelantando cuando me encuentro a solo metros de Cesar Montoya, mi compañero de equipo y entrenamientos, seguimos a un paso suave y constante separándonos de los distintos corredores hasta formar un grupo de ritmo similar, empiezo a acelerar un poco más el ritmo y voy adelantando en las subidas teniendo en cuenta que es donde esta mi mayor potencial, hasta que llego a espaldas de el Lolo Diéz, el sol empieza a molestar así que entre cierro los ojos y me quedo a su espalda para evitar que los rayos me lleguen directo, mientras tanto intento descifrar que números tiene tatuados en sus piernas para distraerme un tanto de la presión de la carrera. Llega el primer puesto de hidratación y me detengo a comer naranjas y beber agua tranquilo, algo que la experiencia en carreras anteriores me enseño para no sufrir calambres posteriores. me dispongo a continuar y comienzan esas largas bajadas de arenilla volcánica donde aproveché de derrapar deslizándome en zig zag de un lado a otro a una velocidad que hasta causaba incertidumbre parpadear para no desviarme del camino, mis zapatillas ya gastadas y rotas en las mallas laterales hacen que entren piedras las cuales para no sentir tanto dolor me las tengo que sacar, luego continuaron tramos en llano en los cuales el calor comenzaba a molestar y tenía que estar limpiándome el sudor que recorría mi rostro, llega el momento de entrar a los bosques y alucino con tan hermosos paisajes, manteniendo una vista panorámica y casi sin parpadear percatándome de no tropezarme y no desviarme del camino. Comienza el tramo de la playa y ya sabía como se sentía mis pies aún recordaban ese tramo cuando se realizó la carrera anterior de TR Petrohue, así que mantuve un ritme constante y me fui por la orilla esperando evitar que la arena absorbiera mi impulso, llega la vuelta por la meta y mis ganas de correr aún no decaen, bebo y me alimento rápidamente y continuo la gran travesía, veo a lo lejos a Lolo Diéz y me lo encuentro cada vez que llego a un puesto de hidratación, el viene saliendo del puesto, me vuelvo a sacar las piedras que me estaban destruyendo los dedos junto con los petros que se daban un festín cada vez que paraba a sacarme las piedras. Comienza el gran asenso nuevamente y nos mezclamos entre corredores de los 33k mientras subimos las rocas, paso alado de un banderillero y este me dice que voy 5 pienso que se equivocó y me confundió con un corredor de los 33k, continuo sin tomar importancia y sigo disfrutando, inmerso en los paisajes, pensamientos, reflexiones y ideas que siempre me nacen cuando corro quedan al rededor de 23 km cuando empiezo a sentir cansancio, pero no me dejo abatir mi respiración aumenta y lucho por avanzar, me siento como un depredador, aquel que tiene que darlo todo para poder cazar, aquel que tiene que exigirse su 110% ya que la presa se aferra a la vida y se exige su 100%, empiezo a dejarme llevar por el momento sintiendo cada pisada sincronizarla con mi respiración y entregarme a la naturaleza. Llego a otro puesto de hidratación y me encuentro con Victor otro miembro de mi equipo y decidimos continuar juntos así que lo espero a que termine de hidratase y continuamos la aventura, mientras pienso en que estará mi querida tati. Llega el momento de correr en plano es en este momento cuando se nota mi menor rendimiento ya que nunca e sido bueno corriendo en plano y no lo entrené lo suficiente, me empiezan a adelantar, seguimos con Victor tratando de mantener un ritmo constante pasamos por el estacionamiento del parque y nos introducimos a un pequeño bosque junto al lago de todos los santos, cuando empiezo a visualizar bien y veo a un bulto en el suelo, era uno de los corredores de los 63k agachado y sufriendo por una contractura le ofrezco ayuda y me dice que siga, yo insisto en ayudarlo y llega Victor que como buen médico lo comienza asistir, dejo a mi acompañante y mientras avanzo esquivando las ramas escucho los gritos desgarradores del corredor y como si fuera mi deber me propongo a dar todo lo que me queda de energía por ese guerrero caído. Termino de salir del pequeño bosque y paso de nuevo a la calle lleno de la monotonía de ver calles me desanimo y es en ese momento cuando una banderillera con todas sus fuerzas grita animándome y me da el empujón que necesitaba para continuar, me introduzco nuevamente a otro bosque y comienzo a desvanecerme llegando a ese punto en la que empiezo a correr por inercia, escucho un zumbido en mis oídos y me desconecto, el cansancio agotó mi mente pero mi cuerpo sigue luchando como si fuera una entidad aparte, me como un gel en el momento en que mi mente vuelve y me despierto de ese sueño andante, paso alado de otro banderillero y me dice vas sexto, me detengo y le pregunto pero de los 63k, sexto en mi categoría y me responde, no de tu categoría no lo sé pero de la general si, es entonces cuando me doy cuenta de que en serio iba tan adelante y me lleno de energía aferrándome a la idea de que estaba la posibilidad de sacar algún podio,comienzo a correr como energúmeno, con disposición y esta vez con mayor seguridad de mis capacidades, no yendo en contra más bien dejándome fluir por aquella naturaleza que rebosaba con su esplendor. Retomo las ganas de continuar y empiezo a adelantar tratando de visualizar si son corredores de 33k o de 63k, me como otro gel y paso de largo a Lolo Diéz y pienso, por fin encontré un corredor de los 63k  llego al puesto de hidratación me detengo a comer tranquilamente mientras otros corredores salen corriendo, saco las piedras de mis zapatillas y lleno mi bolsa de hidratación pensando en echarle 500 cc hasta el siguiente puesto y le pregunto a un organizador cuanto queda para el siguiente puesto mientras corría el agua dentro de mi bolsa y me dice, ya no hay más puestos estas a 4 km de la meta. me quedo pasmado como si algo me hubiera aterrorizado y me pongo a correr con locura mientras me insulto a mi mismo por haberme relajado tanto llega un pequeño salto en el terreno llano y un corredor me da la pasada, salto y siento como se me contractura mi pierna izquierda, ya prediciendo el calambre intenso que iba a sentir la estiro y se escucha el crujido de mis huesos, sigo corriendo con toda la emoción me pongo a tararear la canción ´´who needs a road´´ de los vídeos de Salomon  para darme motivación sintiendo como mis pies cada vez se encienden más y a los 2 km que quedan paso a Max keith y pienso el debe ser el último corredor de los 63k que pueda adelantar ya que estoy tan cerca de la meta, llego a la meta, feliz por mi logro, saludo a los miembros de mi equipo y espero con ansias a mi amada, esperando recibirla para yo ponerle la medalla de finalista, pasan las horas y nos encontramos por fin nuestros ojos se encontraron y nos abrazamos como si no nos hubiéramos visto en años, preguntamos por el lugar y ella sacó 2 lugar de la general, ya había motivos para celebrar. Llega el momento de las premiación y para rematar el fin de año saco primer lugar de mi categoría y cuarto de la general, abro la bolsa de premio y mis ojos quedan fijos con una sonrisa que no me la sacaba nadie, era la mochila cinetik 11 pro de lafuma que necesitaba. Luego de tanta emoción ya me sentía con el derecho de recostarme en una cama y dormir tranquilo.  

podio vulcano.jpg

Yusef Hales Silva

ROUTE Temuco

63 km

4° general - 1° categoría 18 a 29

Vota por este relato en Facebook