Vulcano Ultra Trail

Diciembre - Petrohue, Lago Todos Los Santos, Chile

Vulcano Ultra Trail VUT

Relato VUT #16 por Felipe Aravena

Intro

Me preparé como de costumbre, compre los accesorios faltantes, solo me faltaron las polainas, no creo que sean tan tan tan necesarias. Una semana antes, full hidratación, una buena carga de carbohidratos, geles, frutas, gomitas, todo listo y dispuesto, estaba relajado, pero a medida que llegaba el día me puse ansioso y nervioso.

Día D

6:00 AM …No dormí muy bien, un poco de cansancio y mucha ansiedad, , estaba nervioso, no sabía que sucedería, una antigua lesión me saluda y me dice que correrá conmigo ( un tironcito que lo tengo como 4 meses en el gemelo), lo  que me interesaba era terminar la carrera, ese sería mi objetivo como siempre, corro por placer, no por premios . La mañana estaba fría,  me vestí listo para correr, cafecito y la clásica Steel Bar , la última revisión del “Nunca bien ponderado Feizbuk” y Trail Chile ya publicaba las fotos de las Máquinas que habían partido en la oscuridad a cumplir con sus 60k, la ganas de estar ahí me embargaban, la ansiedad estaba a full.

Llegué al Lago, un par de fotografías por el hermoso sector, todo dispuesto, la organización trabajando, me imagino toda la noche para dar lo mejor en este magno evento, un reconocimiento al lugar, llegaban y llegaban autos, buses, corredores y familiares, esto se venía de pelos!!!

Un gel 25 minutos antes de la partida, 15 minutos antes ya comienzan a llamarnos para acorralarnos, diez minutos antes ya estábamos casi todos listos, ya habían pasado al menos 4 o 5  máquinas de los 60k que harían nuestro mismo recorrido.

Ahora nos tocaba a nosotros, ansioso, con la piel de gallina, pensaba en la lesión, me llevaba un cloruro de Etilo en la mochila por si acaso…..Ya estábamos todos juntos en la largada, era  tan emocionante como las llegadas a la meta, todos gritan, ríen, saltan, bailan en fin  .....Comienza la fiesta .. Cuenta regresiva  10 .. 9 .... 8 ... 7 ..    la cuchara se aceleraba a 1000, el sol ya estaba pegando fuerte en la espalda   6...5...4....3...2.... Partieron!!!! que emoción, ya estábamos en ruta, con la camarita en mano,  partimos en ascenso, según la altimetría, subiríamos los 10 primeros km, se venía entretenido .....

Comenzamos con un poco de arena,  Sentía que iba a un ritmo relativamente constante, pasando a algunos y otros pasándome a mí, , el grupo se comienza a separar, unos van a paso firme, otros, lentamente, vamos quedando un poco más atrás, el paisaje era fenomenal y el día espectacular, me aseguré y con cámara fotográfica en mano, retraté algunas imágenes como ésta...

1.jpg

Ya estábamos en el km 5 y seguíamos  subiendo, rocas firmes y muy verticales  se hacían notar en mis piernas, ya no se podía correr, de running habíamos pasado a trekking, era imposible siquiera pensar en un trote, cero posibilidad. Hasta que finalmente llegamos al primer punto en altura y logre sacarme una fotito.

....  comenzamos a descender, no era fácil, mucho ripio, piedras sueltas, mucha arena, había que poner el freno de mano,  las zapatillas se me llenaron de arena  y piedrecillas volcánicas, me acorde de las polainas!! VUT me dejaría con más de algún recuerdo en los pies… manteníamos el ritmo relativamente constante, no sentía mayor dolor,  pero algo me hacía pensar que pronto se venían algunos calambres, pasamos  por el primer punto de hidratación, me detuve por primera vez después del ascenso, trate de sentarme y no pude!! Me acalambré de una!! Tuve que pedir ayuda para quitarme las zapatillas y poder sacar la arena de las zapatillas, como pude me levante, las piernas tiesas pedí  platanos, naranjas y tome agua, creo que recién era el km 13, sacaba cuentas y pensaba que los 20 restantes sería muy duros.. Seguimos bajando entre piedras y arbustos, cada vez que trataba de levantar las piernas para pasar un tronco, ésta se me acalambraba, ya me asustaba, mente fría y seguía corriendo ( trotando), íbamos 4 o 5 personas en el grupito, la zona se ponía muy técnica, un desnivel de aquellos nos llevó  incluso a  hacer Rapel, me agarré como pude, las piernas tiesas y  bajé! Otro calambre  cs….  A esa altura ya me había pasado como 6 o 7 veces….., terminamos de descender y llegamos a la ruta principal, camino plano, que alegría sentía, ahora voy a acelerar!!!!! Las pelotas!!  Mi cuerpo no respondía  lo que mi mente les decía, hablaban distintos  idiomas .. Estaba agotado, solo podía trotar levemente y cualquier desnivel era un sufrimiento para mis piernas, pero con mente fría seguimos, más y más senderos bordeamos el rio petrohué, una maravilla, sus aguas transparentes y a veces de color turquesa hacían desaparecer el dolor en las piernas y esbozar una leve sonrisa en mi rostro, daba las gracias por estar viviendo esta experiencia… Salí de la orilla del rio y llegue al segundo punto de hidratación, agua, gomitas, plátanos, nuevamente trato de agacharme para sacarme las zapatillas y puajjj Calambre!! Tieso como un robok, tuve que pedir ayuda nuevamente para sacarme las zapatillas, las primeras heridas se dejaban ver, todo listo para seguir, recordaba los mapas y sabía que venía otro ascenso, vamos por la segunda pulsera carajo!! No me las vas a ganar…. Salimos del punto de hidratación y una niña de apoyo de la organización comienza a decirme que vaya a la izquierda y  comienza a gritarme.. “VAMOS CARAJO… TU PUEDES, YA QUEDA POCO, QUE NO TE GANEN TUS PIERNAS.. TU MENTE ES MAS FUERTEEEE …. “ quede plop ¡!! Nunca me habían gritado con tantas ganas, me subió el ánimo a full,  le agradecí verbalmente y con un gesto, .

Con el ánimo bien arriba, comenzamos nuevamente a subir , lento pero seguro era la consigna, me topé con otros corredores, logre pasar a unos dos o tres, de improviso siento unos pasos que se acercan rápidamente, alguien me pasa, era una mujer, nos pregunta cómo vamos, respondimos  que bien, a mi ya no me quedan muchas piernas respondió y se esfumó …..  era Marlene Flores … pasando por el km 51, o sea km 21 nuestro ….  En 2 palabras In -  presionante .. Nada que hacer ante tal Máquina … seguimos lentamente,  recuperamos la segunda la pulsera y con eso tomaba otro aire, comenzaba el descenso, con las piernas acalambradas era igual de difícil bajar … cada km era una aventura distinta, entre matorrales, arena, piedras, sin duda, algo para repetir,   a lo lejos divisé una cuadrimoto, antes que le pregunte me dice que solo faltan 4 km, que alivio, mi  mente quería apurar,  pero mis piernas no podían despegarse más de la 15 cm del suelo sin encoger los músculos, la ansias de apurar me pasaban la cuenta, la meta esta cerca, ya ingresamos al sector de la playa, la gente te comienza a alentar, no creí que había pasado tanto tiempo desde que salimos, finalmente cruzo la meta, no fui capaz de decir otra cosa que “Estoy Raja” al personaje del micrófono… todo había llegado a su fin, estaba tieso, me hidraté.. comí, me hice unos masajes, compartí con algunos amigos  y me subí al auto, había que manejar de retorno .. como puede..me acomodé  e inicie la marcha … en la ruta diviso a  la niña de asistencia que me gritó como si la hubiese contratado por ello ¡!, paré, la salude y le dí las gracias…..

VOTA POR ESTE RELATO EN FACEBOOK

2.jpg