Vulcano Ultra Trail

Diciembre - Petrohue, Lago Todos Los Santos, Chile

Vulcano Ultra Trail VUT

Relato VUT #8 por Mariano Volpedo

PRIMERA COMUNION

El juego de gritos con el banderillero que estaba antes de la escalera de Petrohué, la colorina que me alentaba como si fuera su hijo en la entra al Solitario, la flaca de pelo ondulado que me inscribió y luego estaba el PAS1, el de la cuerda que nos mintió diciendo que estos son los corredores "rápidos" que necesita Chile, el que nos sube al micro en la plaza y nos pone en claro a lo que vamos, la fotógrafa que me pide una sonrisa de la mochila, los que gritan y tocan bocina de sus autos, los que anotan los números allá arriba, los que pusieron las marcas en el medio de la nada y de este bosque agrietado, el animador y la gente que me reciben con alegría, la nena que me cuelga la medalla y esta sonrisa que es difícil que se me borre de la cara.

La Marlene eterna que dibuja sus pisadas en lo alto del circuito, el Treca saliendo de pronto entre árboles y piedras, el Pipe Donoso que teje conmigo la subida trabada. Leo valiente que renguea hasta la meta, la Pao buscando aire debajo de las piedras, el Orco Sanhueza volando en los acarreos y su mano a tiempo que me salva el pellejo.

El rio esmeralda, la rama que golpea en mi cabeza, el tronco que escalo, la meta dispuesta, los gritos que te atraviesan, la playa, la roca Vulcano, el acarreo suelto, el camino y el no camino, el bosque al lado del agua, la ruta, la nieve, el musgo acolchado, la lengua de lava, las raíces, los tábanos, el sol, el viento fresco, el lago transparente, el río seco, la arena gris, es todo el lugar, donde se celebra el rito.

Bajamos con Dani a concho el Solitario, y camino luego con este tri de Varas, vamos bien con Andrés a mis espalda corriendo por la ruta, y también el corredor que alcance y me pasa en los 30 finales, desayuno con Manu que hará un carrerón por bronca, Lyon que nos saluda en la salida, la Pame que se come mis sandwichs en la micro, el de polera verde que me pidió ver el video en Youtube, los Amunategui que hacen la mejor dupla padre e hijo, el Nene Duarte me regala su abrazo sincero, la Titi gozando de la playa, los que nos metimos al lago, esta Ramiro que será siempre mi pacer, el Pre que se le extraña, el Jefe Iriondo que me genera confianza, y mi familia que está siempre ahí, que me dejan ser.

Claro que es mirar al Volcán desde esos ríos negros, que se me brota una lágrima buscando razones que no existen, pensando que me tengo que ir que esta carrera que se está por terminar y él, rey de esta comarca, queda ahí esperando que vuelva.

Gracias, Vulcano, me convertiste en un corredor de montaña

VOTA POR ESTE RELATO:  PINCHANDO ME GUSTA EN FACEBOOK

El video: